¿Cambia el tono de la publicidad verde?

Cuando el planeta está a punto de celebrar por cuadragésima vez el Día de la Tierra (mañana, jueves 22 de abril), uno de los principales medios especializados del mundo afirma que las marcas han decidido simplemente acusar a los consumidores no verdes y ofrece un nuevo spot como prueba; en la nota, el comercial y la inevitable pregunta: ¿es un modo de comprometerse más profundamente o han comenzado a lavarse alegremente las manos?

El spot dura apenas 30 segundos, pero le alcanzan para ser terminante: el locutor dice “James está usando un calzoncillo Hanes con tela fabricada usando energía renovable. Pete, no. James también está usando las medias Hanes EcoSmart, fabricadas con fibras recicladas. Pete, no. En pocas palabras, James y Hanes están ayudando al planeta pensando en las generaciones futuras. Pete, no”.

El cambio en el tono de la comunicación de las marcas lo registra el medio especializado Advertising Age en su edición de este lunes 19, con una introducción clara y más que explícita: “El foco está abandonando lo que las empresas hacen bien hacia lo que los consumidores que compran sus productos hacen mal”. Es como si, de pronto, las marcas estuvieran diciendo, con total impunidad: “No soy yo, sos vos”.

Es que, durante años, el foco de la comunicación verde de las grandes marcas se centraba en lo que ellas mismas hacían bien de cara a ayudar al planeta en su lucha por defender su medio ambiente. Ahora todo ha cambiado: otra campaña que también menciona AdAge en su artículo −firmado por Jack Neff− es una pieza gráfica que, junto al primer plano del rostro de un indio sioux cuyo ojo derecho deja caer una lágrima, aparece un breve y explícito titular: “La gente comenzó la contaminación. La gente puede detenerla”.

Estrenado a comienzo de abril, el spot de Hanes ya ha recibido en su espacio oficial de YouTube unos cuantos comentarios del más variado tono: los lectores que sepan inglés notarán que varios de ellos han sido ellos por usuarios de Hanes que ahora afirman que, después de haber visto ese comercial, nunca más comprarán un producto de la marca.

¿Es para tanto? ¿Es comprensible la postura de Hanes y la de otros anunciantes que puedan estar iniciando el mismo camino? ¿Vale la pena, como recurso de marketing, marcarle a alguien lo que está haciendo mal? ¿O será que simplemente de pronto algunas marcas descubrieron que, así como los clásicos carteles de Caution wet floor, es mucho mejor lavarse las manos a tiempo y zafar de ser culpados luego?

separador15.jpg
Anuncios

Llega el cumple del planeta

El jueves 22 de este mes en todo el mundo se celebrará el Día de la Tierra; en Buenos Aires el festejo principal será el sábado 24 en la Plaza de las Naciones Unidas; en la nota, un breve listado de algunas otras celebraciones.

En 2:30 minutos, el video muestra una apretadísima síntesis de lo que fue el Día de la Tierra 2009 junto a la “floralis generica”, con 10 bandas en vivo y un show alimentado con energía solar.

El 22 de abril de 1970, 20 millones de personas por todos los Estados Unidos celebraron el primer Día del Planeta Tierra. Eso quiere decir que este año la celebración llega a su festejo número 40. Hay más detalles históricos sobre el tema en la página de la United States Environmental Protection Agency, EPA.

El festejo, según sus creadores, propone un día de acción y de participación cívica para defender los principios de la Generación Verde:
• Un futuro libre de dióxido de carbono, basado en la energía renovable, que pondrá fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles, incluyendo el carbón.
• Un compromiso del individuo con el consumo responsable y sostenible.
• Creación de una nueva economía verde que saque a gente de la pobreza creando millones de empleos sostenibles y que transforme el sistema educativo global.

POR TODOS LADOS

En muchos rincones del mundo y de nuestra ciudad habrá festejos, casi como para todos los gustos:
• El mencionado festejo de Buenos Aires el sábado 24: de 12 a 23 en la Plaza de las Naciones Unidas, organizado por Butterfly y Sony Music y auspiciado por Tu Verde, tendrá un Green Pecha Kucha, una Green Land para los más chicos y actividades de toda clase.
• En Londres, el jueves 22 se entregarán los Green IT Awards a los mejores productos sustentables de 2009, votados por los lectores de la Green IT Magazine.
• En la red, el jueves 22 se lanzará completo el sitio What is missing?, concebido por la artista Maya Lin para hacer reflexionar sobre la constante desaparición de especies de la faz de la Tierra.
• En la cartelera de MTV de Times Square, en Nueva York, ese mismo día se estrenará el video de cinco minutos que la misma Maya Lin dirigió, con el auspicio de Creative Time.
• En Buenos Aires, la fotógrafa Gaby Herbstein organizará el jueves 22, en su estudio, un evento artístico y social, con un show audiovisual con técnicas 3D Mapping, con un guión especialmente producido, con imágenes del último calendario de Gaby Herbstein, fragmentos de la película Home y animaciones 3D realizadas por la empresa SASAMI.

separador15.jpg

Insecto y coche a la vez

El diseñador es un brasileño llamado Ricardo Fedrizzi: él fue quien bautizó Bug (Insecto) a este “auto urbano, económico, ágil, confortable, fácil de usar y de muy baja emisión de poluentes”.

Vista frontal del “Bug”.

Vista posterior del “Bug”.

El auto es mini, es totalmente eléctrico y tiene, por lo tanto, nivel cero en emisiones. Fue diseñado para circular únicamente por la ciudad, para ser aerodinámico y liviano y para maximizar su performance en todo sentido: tanto, que incluso está construido con materiales reciclados.

Pese a que no fue creado por ni para Volkswagen, tiene una estética muy similar a la de varios de sus modelos: por eso su creador pensó en Bug, como un pequeño homenaje al Beetle (Escarabajo), al bautizarlo.

separador15.jpg

¡Reciclar puede ser divertido!

Un proyecto de Volkswagen Suecia titulado The Fun Theory ha hecho que muchos usuarios propusieran distintos modos de que la gente tenga ganas de reciclar porque puede ser divertido; en la nota, las dos propuestas más interesantes.

“Garbage Jukebox” es una propuesta enviada por Francisco Morgado Véstia desde Portugal.

En consonancia con lo planteado hoy mismo en el blog Ideas en Positivo, algunas de las propuestas que enviaron los consumidores de todo el mundo al concurso The Fun Theory, pensado por la agencia DDB Estocolmo y por Volkswagen Suecia, se relacionan tanto con la diversión y el mejoramiento del comportamiento humano (esos eran los verdaderos objetivos de la contienda) como con el cuidado del medio ambiente a través del reciclado.

Concretamente, lo que se pregunta al respecto el portugués Francisco Morgado Véstia es simplemente: “¿Podemos mantener las calles limpias haciendo que sea divertido? Es muy común, tanto en Portugal como en España, que en las noches de verano se organicen fiestas en las calles. El problema es la basura que esas fiestas generan. La solución puede ser instalar rocolas que no se activen con monedas, sino con latas y botellas vacías. De ese modo, al limpiar uno estaría haciendo que la música continúe y la fiesta siga en pie”.

La “One-armed Vending Machine”, por su parte, es una idea de Vittorio Pavesi, de Italia.

“¿Cómo hacemos que más gente recicle las latas que consume? −se pregunta Pavesi, y se responde−: Convertimos una máquina expendedora normal en una máquina de jugar, en la que en vez de monedas se usan latas aplastadas para jugar. Uno mete su lata, las figuras giran y los afortunados reciben de premio una lata de gaseosa fría”.

separador15.jpg

La Hora de la Tierra ya está aquí

Lo que empezó como una iniciativa de un par de millones de australianos en 2007 hoy es la principal iniciativa del mundo ligada al cambio climático: este sábado 27, a las 8.30 pm (de cualquier horario local), varios miles de ciudades de todo el mundo apagarán sus luces durante una hora.

El video oficial de la Earth Hour 2010.

Earth Hour comenzó en 2007 en Sidney (Australia), cuando 2,2 millones de hogares y oficinas apagaron sus luces durante una hora para oponerse al cambio climático. Un año después, los países participantes ya eran 35 y las personas que se calcula que apagaron sus luces en todo el mundo, alrededor de 50 millones: el movimiento comenzaba a explotar. Y la explosión definitiva ocurrió en 2009, cuando más de 4.000 ciudades de 88 países participaron en la tercera edición de la Hora de la Tierra y fueron testigos de cómo varios de sus edificios y monumentos más emblemáticos −el Golden Gate de San Francisco, el Coliseo de Roma, la Torre CN de Toronto, el Parlamento de Londres y muchos más− quedaban completamente a oscuras durante 60 minutos.

Earth Hour 2009 ya se había transformado en la mayor iniciativa global ligada al cambio climático.

Earth Hour 2010, que tendrá lugar este sábado 27 de marzo a las 8.30 hora local (de la ciudad que sea), es un llamado global a la acción, para que cada individuo, cada empresa y cada comunidad, en cualquier rincón del planeta, apague completamente las lámparas hasta las 9.30 pm. Es un llamado a ponerse de pie, a asumir responsabilidades, a sentirse involucrados y liderar el camino hacia un futuro sustentable. La intención es que edificios y monumentos icónicos, de Europa, de Asia, de América y de todos los rincones del mundo, queden en la más completa oscuridad y permitan a sus habitantes, durante esos sesenta minutos, observar y apreciar lo único que todos tenemos en común: nuestro planeta.

El spot que promociona la Hora de la Tierra 2010 muestra −caricaturizada− la reacción de un astronauta que es testigo del “apagón” desde el espacio exterior.

separador15.jpg

Lámparas de viento para el Tercer Mundo

Se llama Flow y es una lámpara de bambú concebida por dos diseñadores −un colombiano y un húngaro− que viven en Budapest y quieren ayudar a países en desarrollo. Es auto-sustentable y opera gracias al principio básico de una turbina vertical accionada por el viento.

Las nuevas Flow ya pueden verse en una playa de Colombia, país en el que la obtención de la materia prima −el bambú− es relativamente simple y barata.

El estudio responsable se llama IgenDesign. Sus fundadores, Alberto Vásquez y Dániel Lőrincz. Se especializan en diseño industrial y en el diseño de conceptos y sistemas. Casi como manifiesto, sostienen que lo que los mueve es “encontrar las soluciones correctas en cada proyecto”.

Su última creación, Flow, es una lámpara construida en bambú que pretende funcionar como alumbrado público auto-sustentable en países del Tercer Mundo. Además de operar sobre el simple principio de una turbina vertical accionada por el viento, la lámpara es biodegradable casi por completo: todo en ella es de origen natural excepto los LEDs, los cables y el dínamo, y sus creadores aclaran que, después de un tiempo, cuando el resto de la lámpara ya no sirve, sus componentes electrónicos pueden ser reciclados intactos.

De forma espiralada para que la lámpara puede aprovechar el viento que le llega desde cualquiera de sus costados, la creación de Flow fue prevista por Vásquez y Lörincz como aporte al alumbrado público de ciudades costeras que, como muchas sudamericanas, suelen ser relativamente seguras durante el día pero que, al caer la noche, carecen de iluminación suficiente y se tornan peligrosas.




separador15.jpg

Las estrellas vestirán botellas de plástico en el Mundial

Nike −el mayor productor de artículos deportivos del mundo− anunció en Londres que los nueve seleccionados que visten sus prendas (Australia, Brasil, Corea del Sur, Eslovenia, los Estados Unidos, Holanda, Nueva Zelanda, Portugal y Serbia) usarán en Sudáfrica camisetas fabricadas con hilo de poliéster reciclado de botellas usadas, recogidas en tachos de basura de Japón y Taiwán.

El día del anuncio, en la Battersea Power Station de Londres: de izquierda a derecha, Robert Koren de Eslovenia, Vince Grella de Australia, Clint Dempsey de los Estados Unidos, Nani de Portugal, Jermaine Jenas de Inglaterra (que utiliza indumentaria Umbro pero ese día estuvo presente), Alexandre Pato de Brasil, Edson Bradfeeld de Holanda, Cy Lee de Corea del Sur, Ryan Nelson de Nueva Zelanda y Nenaid Mkijis de Serbia; todos menos Jenas, vestidos con las camisetas recicladas de Nike.

Según anunció Nike hace unos días, cada una de las camisetas de su marca que sean utilizadas por los jugadores cuyos seleccionados visten indumentaria Nike estará confeccionada con poliéster reciclado obtenido de ocho botellas de plástico recogidas de los tachos de basura de Japón y Taiwán.

En total, para vestir a los nueves equipos −con los varios juegos de camisetas que cada uno debe obviamente llevar a un Mundial− y para poner esas mismas prendas en el mercado mundial se reciclaron 13 millones de botellas de plástico, que podrían llenar 29 estadios de fútbol.

Nike afirmó además que la tecnología con que fueron fabricadas las camisetas es tan de avanzada que, como resultado, los jugadores se mantendrán más secos y frescos que con las camisetas anteriores. Esto, además de la ventaja de haber reducido en un 30 por ciento el consumo de energía necesario para la fabricación de las camisetas.

De acuerdo con la presentación hecha por Charlie Denson, presidente de la empresa líder en atletismo y en básquet, las botellas se derritieron para producir hilo de poliéster, algo que asegurará un equipamiento más ecológico que nunca. “Estamos equipando a los atletas con uniformes recientemente diseñados que no sólo tienen un aspecto fantástico y ofrece beneficios en su resultado, sino que también están hechos con materiales reciclados, creando menos impacto en nuestro medio ambiente”, remató Denson.

La campaña, en realidad, busca otorgarle a Nike una mayor participación en el mercado del fútbol, el deporte más popular del mundo. Pero bienvenida.

separador15.jpg